top of page
IMG_7835_edited.jpg

PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN EL COMBATE A LA CORRUPCIÓN

Por Magda Rodriguez

16/02/22

La participación activa y organizada de la ciudadanía, es fundamental en las acciones de control en los ejercicios del poder, ya sea en los encargos de representación o del gobierno.

Es por ello, que los mecanismos de participación ciudadana siempre serán favorables para una mayor transparencia y rendición de cuentas, obteniendo en consecuencia grandes posibilidades de mejorar las condiciones y calidad de vida de la población.

Uno de los medios para el combate y prevención de la corrupción es la participación ciudadana, y aunque por mucho tiempo esta participación había estado relegada y casi nula para la toma de decisiones políticas y en los procesos deliberativos, en los últimos años la participación ciudadana se ha venido desarrollado de manera importante y constante a partir de la creación y modificación de leyes, así como de programas que establecen los mecanismos de participación y la creación de espacios.

Es importante que los ciudadanos de manera genuina se involucren, creando una cultura de participación, y que eventualmente sean los ciudadanos los actores principales para la revisión, seguimiento y evaluación de la gestión de las autoridades a través de los mecanismos de participación definidos, actualmente esta participación se da principalmente a través de organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, academia y organismos empresariales.

 La manera y constancia de como los ciudadanos utilicen estas herramientas contribuirá a definir el futuro de la participación ciudadana en nuestro país.

“La participación ciudadana existe cuando hay sociedades vivas, cuando hay una ciudadanía fortalecida”

– Enrique Correa

¿De que forma podemos participar los ciudadanos en el combate a la corrupción?

La impunidad en actos de Corrupción en todo México ha generado crisis económicas, sociales y políticas, tocando de una manera o de otra a cada uno de los ciudadanos.

Aún y que los ciudadanos en lo general no tienen la facultad directa de evaluar y castigar el comportamiento de la función pública, si pueden realizar acciones cuando se cuenta con los elementos para detectar irregularidades cometidas por los servidores públicos y denunciar ante las autoridades competentes, así como hacer públicos los posibles actos de corrupción.

Una estrategia para alcanzar procesos de justicia social, desde una perspectiva de derecho, es la formación ciudadana, y el ejercicio de la ciudadanía.

La denuncia es un mecanismo que tiene la capacidad de evidenciar hechos de corrupción, de propiciar el inicio de investigaciones que deriven en sanciones y de alterar el patrón de relaciones entre actores coludidos en hechos de esta naturaleza.

La denuncia, es sin duda uno de los factores que ayudarán en atender y solucionar esta gran y compleja problemática de la corrupción, esto podrá suceder siempre y cuando se ofrezcan las condiciones y garantías para hacer la denuncia.

Un indicador que muestra los retos que se enfrentan para involucrar a la sociedad en el control de la corrupción se relaciona precisamente con la denuncia.

Y para involucrar por medio de la denuncia a la sociedad es necesario contar con las herramientas y garantías necesarias para realizarla.

  • Sin temor a represalias

  • Sabiendo qué se pueden denunciar

  • En dónde y cómo

  • Es decir, con una buena orientación para realizar la denuncia

La existencia de esquemas eficaces de quejas y denuncias no solo proporciona a las autoridades indicios sobre posibles faltas cometidas, sino que también permite a las instituciones identificar tendencias que permitan anticipar y disuadir riesgos (esto es, inteligencia).

Al presentarse denuncias se incrementan las posibilidades de que los actos se deriven en investigaciones y sanciones firmes.

“Promover la cultura de la denuncia”

La denuncia, debe originar un proceso -no una venganza o represalia- y para ello es necesario contar con una reglamentación clara, transparente y suficientemente socializada para que funcione como salida al ciclo de corrupción e impunidad.

La base de cualquier sistema eficaz de control de la corrupción se encuentra en la denuncia.

Perdamos el miedo y en la medida en que sean más y más las denuncias menos podrán actuar corruptamente y los que lo hagan serán expuestos y se quedarán los que realmente quieren servir y contribuir en el combate a la corrupción.

“No se debe premiar a quien sirve a la Patria, sino castigar a quien se sirve de ella”

- Josefa Ortiz de Domínguez

bottom of page