top of page
photo_2022-01-28_16-35-41_edited.jpg

LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA UACH

Por Daniela Aguilar

28/01/22

La comunidad universitaria es la primera en participar y exigir el respeto a sus derechos, en salir a las calles a manifestarse para que su voz sea escuchada y que sus opiniones sean tomadas en cuenta al tomar decisiones; la primera en incidir en las comunidades.

Recordemos el Modelo UACH de Desarrollo Sostenible que fue implementado en la Universidad Autónoma de Chihuahua; se trató de un modelo educativo que proponía desaparecer 15 escuelas y facultades al departamentalizar la enseñanza creando seis divisiones de estudio.

El modelo se inició en agosto de 2020 con 54 nuevas carreras en las que se evaluaban ciclos de formación para entregar un certificado cada dos semestres, a diferencia del sistema anterior en el que se cursaban materias, ofrecía enseñanza a través de unidades de aprendizaje, de libre elección para los estudiantes y comunes para todos los planes de estudio.

Desde que se presentó el proyecto, existieron inconformidades por parte de las y los universitarios, argumentando que el nuevo modelo educativo alejaba a estudiantes de recibir una educación realmente encaminada a obtener una educación apegada a un plan de estudios que les sea útil para la carrera que ellos desean cursar.

En repetidas ocasiones se cuestionó y se protestó, universitarios se organizaron para recolectar firmas, presentaron pliegos petitorios e incluso se tomaron las calles con manifestaciones, sin embargo nada de ello fue suficiente para evitar la implementación de dicho modelo.

Un año después, por diversas razones el modelo fue cancelado, se interrumpió a medio semestre y sin aviso previo, afectando a 12 mil estudiantes, contribuyendo además, al rezago educativo generado por el COVID19.

Finalmente, las y los alumnos fueron quienes tenían la razón.

Como consecuencia, es indispensable la inclusión de instrumentos de participación ciudadana dentro de las universidades, pues resulta ser la primera herramienta de las y los universitarios, entendiéndose como el involucramiento activo de las personas en el proceso de toma de decisiones públicas que tienen repercusión en sus vidas.

Si hubiera existido un plebiscito, mediante el cual las y los estudiantes expresaran su aprobación o rechazo ante aquella propuesta y que el resultado tuviera efectos vinculantes sobre la autoridad, se hubiera ahorrado el recurso invertido en publicidad para el modelo, en capacitaciones a catedráticos y sobre todo, se hubiera protegido a la comunidad estudiantil. 

Desde hace tiempo se le ha perdido importancia a las universidades, considerándolas espacios aislados y sin vinculación a la comunidad, generando un debilitamiento del compromiso social con las universidades públicas.

Resulta urgente voltear a ver esos espacios y hacerlos ciudadanos. Voluntad de las y los estudiantes, existe, habrá que conocer la opinión de quienes toman las decisiones.

bottom of page