top of page
photo_2021-11-04_18-41-08_edited.jpg

EL LARGO CAMINO DE LA DEFENSA DEL CERRO GRANDE AREWÁKAWI

Por Luis Rivera

25/08/22

Sin Cerros no hay agua. Las cuencas hidrológicas, aprendemos desde la primaria, y lo confirman los investigadores más avanzados del mundo y del país, son la infra estructura natural por medio de la cual la tierra cosecha, captura y almacena agua para abastecer al ecosistema y a los acuíferos que existen en el subsuelo. Las fallas geológicas, como cerros, montañas, cañones, sierras, ríos, arroyos, contribuyen fundamentalmente a que el agua fluya en la superficie y se almacene en los mantos freáticos. Si se contamina la parte alta de la cuenca, es decir, las montañas y cerros, se contamina la parte baja y el agua debajo del suelo. Si se obstruye un río o arroyo, se interrumpe la captación de agua. Si se destruyen los suelos y se llenan de cemento, se pierden estos servicios ecosistémicos. ¿Verdad que a nadie le conviene que perdamos los servicios del ecosistema que nos proveen agua? Sin embargo, la voracidad de pequeños grupos de poder político no entiende de ciencia ni de respeto por los ciclos naturales.

Esa es la razón por la que surgió el movimiento Salvemos los Cerros de Chihuahua hace más de 7 años, defender el territorio, el agua y la vida que nos define en nuestra identidad, cultura e historia desde hace miles de años. Garantizar un futuro digno, con salud en el medio ambiente, agua limpia, paisajes y espacios públicos para la recreación, las ciencias, las artes y los deportes. Estas son las bases de los derechos humanos de la población, los fundamentos del artículo 4to de la constitución política de los estados unidos mexicanos, el derecho a un medio ambiente sano, a poder desarrollar libremente y con dignidad nuestra vida en la tierra que nos vio nacer y que amamos. ¿Será por eso que los Cerros aparecen en el escudo de nuestra ciudad y Estado? ¿Será por eso que todos reconocen a las montañas como fuente de belleza, inspiración y sentido en nuestras vidas? Tal vez.

Tal vez si no conocemos nuestra historia, estamos condenados a repetirla. ¿Qué pasa con la historia de Chihuahua? En el municipio de Chihuahua hay más de 70 sitios arqueológicos, muestra de como los pueblos originarios que nos antecedieron habitaron el territorio, lo amaron y cuidaron. Uno de estos sitios arqueológicos se encuentra en el Cerro Grande Arewakawi. La principal montaña de la ciudad nos ofrece una mirada que nos conecta con las épocas pasadas y también las épocas futuras. Podemos recordar la época de la colonización, de los evangelizadores pidiendo a los indígenas bajar del cerro. Los arroyos contaminados por los talleres y haciendas del beneficio del mineral extraído de las minas. Las guerras de revolución que tomaron los puntos estratégicos de los cerros. El desarrollo de la ciudad y el desbordamiento de arroyos como la Manteca, que nacen en el Cerro Grande. Nada de esto ha sido suficiente para que las autoridades se comprometan en proteger este símbolo natural de nuestra vida como pueblo: El cerro Grande.

Hoy todos los acuíferos que abastecen la ciudad están sobre explotados. Los ríos contaminados. Las especies de flora y de fauna en peligro de extinción. El paisaje destruido. El aire sucio. La historia abandonada y olvidada. Pero la ciudadanía no se rinde. Más que nunca busca proteger las cuencas que captan el agua. Limpiar los ríos que la industria los gobiernos han llenado de sustancias tóxicas. Rescatar las especies de animales y plantas que están en riesgo. Cuidar del paisaje. Respirar el aire limpio de ser quienes somos porque sabemos nuestra historia y nuestras raíces y sabemos hacia donde queremos caminar: hacia una vida digna en un territorio sano. Por eso la ciudadanía desde hace años alzamos la voz con la justa exigencia: ¡Queremos que el Cerro Grande Arewakawi sea declarado como área natural protegida!

No hay una sola área natural protegida a nivel estatal. Todas son federales. La última que hubo fue el Parque Nacional Cumbres de Majalca, hace más de 80 años. Las autoridades pretenden poner encima los intereses particulares de unos pocos propietarios, que de hecho han manifestado anteriormente su apoyo a la protección del cerro, antes que defender el interés social y público. La tierra es propiedad de la nación y la declaración de un área natural protegida no implica la expropiación. No hay pretextos que valgan ante la falta de compromiso y de acciones para proteger nuestros íconos. Es urgente y prioritario.

Ahora, después de más de 4 años de luchar por la protección del Cerro Grande. De que se hicieran los estudios y trámites, dos veces. Después de una consulta donde el Cerro Grande se incluyó en un monumento natural con 97% de aprobación. Después de un exhorto unánime del H. Congreso para que se proteja. Marchas, manifestaciones, denuncias, quejas, amparos, hemos llegado a este ultimo paso: una audiencia pública con las autoridades del gobierno del Estado. ¿Estarán a la altura de declarar la protección de esta área natural?

 

Acompáñanos a descubrirlo este sábado 10 de septiembre a las 8AM en el Polyforum de la Presa del Rejón, donde el gobierno del estado y el movimiento Salvemos los Cerros de Chihuahua van a dialogar sobre este importante tema. Toda la ciudadanía está invitada.

bottom of page